Saltar al contenido
ADN Millonario

Cuando el talento falta, el trabajo duro lo compensa

27 febrero, 2020

Hay personas que se quejan de su falta de talento. Ellos se sienten limitados, que les faltan habilidades para comenzar un negocio. No se sienten preparados y mucho menos tienen verdaderas ganas de comenzar a trabajar. Ellos se esconden detrás de la excusa de la falta de talento.

Sin embargo, hay algo que una persona que busca ser exitoso debe aprender: Cuando no hay talento, cuando no eres bueno en aquello que quieres comenzar a hacer, es ahí cuando debes equilibrar la balanza trabajando muy duro para obtener buenos resultados.

¿Qué pasa en los inicios?

Al inicio, siempre todo es difícil. No sabes cómo hacer las cosas, no tienes conocimientos, no tienes contactos, no tienes nada. Incluso, algunos ni dinero tienen. Todo comienzo es así y es aquí en donde la mayoría se desanima, pues lo ven demasiado complicado. Sienten que el reto es más grande que ellos.

No obstante, estas personas no se ponen a pensar en que los expertos comenzaron siendo inexpertos. La gente que ya desarrolló gran habilidad en algo, al inicio no tenía conocimientos ni destrezas, pero trabajaba duro para aprender. Si un experto demora un día en conseguir un objetivo y tú, para conseguir lo mismo demoras una semana, pues no hay otro camino. No hay atajos. Tienes que compensar esa desventaja con trabajo duro para igualar tu desempeño con quien sabe más que tú. Luego, podrás hacer lo mismo que los expertos en el mismo tiempo o quizás más rápido aún.

Los tramposos, a la larga, no ganan

A veces, veo gente que en su afán de conseguir grandes cosas, en vez de ponerse a trabajar para adquirir conocimientos, se ponen a buscar el atajo, el cual no existe. Tratan de encontrar fórmulas milagrosas de hacerse ricos de la noche a la mañana, porque son alérgicos al estrés y al cansancio. Quieren hacerle trampa a la vida y las vida los termina metiendo en una trampa. Nunca olvides que nada que valga la pena es gratis. Si lo que quieres obtener es muy valioso e importante, antes debes entregarle a la vida algo de ti a cambio.

Ahora que sabes esto, ponte a reflexionar: ¿Qué le entregas a la vida? ¿Lo que le das es un pago justo por lo que buscas obtener? ¿Lo que tú crees que es trabajo duro, en verdad pagaría el precio de lo que deseas adquirir? ¿Estás dispuesto a pagar el precio para convertirte en un experto?

Facebook Comments