Saltar al contenido
ADN Millonario

El Barco Intelectual: La biblioteca flotante más grande del planeta.

9 enero, 2019

Algunos pueden pensar que lo que hace este barco es algo irrelevante. Otros quizás digan que no tiene nada de importante para la humanidad, pero lo cierto es que nada de eso es cierto. Difundir la información, hoy en día, es un aporte de gran valor. Algunos hasta lo hacen gratis, pero hay quienes lo han llevado a otro nivel, al punto que ya no se guían por las fronteras terrestres, sino que van siguiendo el rumbo de las estrellas en el mar.

Logos Hope es el nombre de un barco, único en el mundo, que realiza la noble labor de difundir la información de puerto en puerto. Podría parecer de fantasía, pero la cantidad de libros que lleva sobre los mares, no tiene nada que envidiar a las bibliotecas terrestres. Posee una colección con más de 5000 libros escritos en inglés y español, además de contar con proyecciones de obras de teatro en sus instalaciones. Así mismo, no sólo permite que quienes le visiten lean sus libros, sino que también los pueden comprar, ya que cuentan con millones de copias de libros en sus bodegas.

Este coloso del mar está operativo desde 1970 y es administrado por la institución sin fines de lucro GBA Ships, la cual busca difundir por el mundo todo el conocimiento que le sea posible y también llevar un mensaje de esperanza a cada país que en se hace presente. Ya ha tenido a bordo aproximadamente 45 millones de visitantes, los cuales pertenecen a los más de 160 países en donde ha llegado a puerto.

En el Logos Hope, conviven 400 personas de 65 diferentes países, los cuales narran a los visitantes las maravillas de sus lugares de origen. Entre los tripulantes se encuentran personas solteras, parejas e incluso familias enteras que pueden llegar a permanecer dos años a bordo en promedio. Todos ellos comparten sus conocimientos a quienes visitan el barco y les guían por sus instalaciones.

Además, se trata de un personal multidisciplinario, ya que entre ellos se pueden ver electricistas, médicos, profesores, administradores, carpinteros, etc. Sin duda es una experiencia enriquecedora a nivel cultural tanto para los visitantes como para los tripulantes.

Foto: Arne List / Wikimedia Commons //

 

Facebook Comments