Saltar al contenido
ADN Millonario

El millonario que decidió sepultar su auto de medio millón de dólares

4 marzo, 2020

Los millonarios pueden tener gustos raros que quizás pueden ser vistos como caprichos. Para ellos, el dinero no es un impedimento para conseguir lo que desean. Tanto lujo puede producir envidia en los demás, aunque también admiración en algunos pocos casos.

Chiquinho Scarpa es un millonario brasileño, el cual logró ser el blanco de las críticas más ácidas en su país. Se podría decir que hasta logró ser el hombre más insultado por sus compatriotas.

¿Qué fue lo que pasó?

Lo que sucedió fue lo siguiente: Scarpa hizo un anuncio en su cuenta de Facebook en donde comunicaba que iba a hacer un sepelio para su Bentley (auto valorado en medio millón de dólares. Su jardín, el cual tenía un diseño similar a los del antiguo Egipto, era el lugar elegido para enterrar su vehículo. Obviamente, la indignación popular no se hizo esperar.

En los días previos, Chiquinho Scarpa no titubeó y comenzó a subir las fotos de los preparativos de tan raro sepelio. Eligió el 20 de setiembre del 2013 como fecha para el funeral. Tal día toda la prensa de Brasil se dio cita en su casa para transmitir la ceremonia fúnebre con helicópteros y cámaras. Todo el mundo podría seguir en vivo el evento.

La historia sufre un giro inesperado

Cuando el lujoso auto comenzó a bajar por la rampa hacia su última morada, el millonario brasileño decide detener todo y dice lo siguiente:

“A muchas personas les pareció absurdo este cuento de enterrar mi Bentley. Sin embargo, muchas personas entierran cosas mucho más valiosas que mi propio auto. La gran mayoría de ellas entierra sus órganos. Es el mayor desperdicio del mundo.”

Todo lo que Scarpa había hecho no fue un capricho de millonario precisamente, sino que era parte de una campaña de concientización de la Asociación brasileña de trasplante de órganos. El falso entierro daba inicio a la semana nacional de donación. Después de pasar varios días como el hombre más criticado de Brasil, comenzó a recibir toda clase de elogios.

“Yo no enterré mi auto, pero a todo el mundo le pareció absurdo cuando dije que haría eso. Absurdo es enterrar sus órganos, que pueden salvar muchas vidas. Nada es más valioso. Sea un donador, avise a su familia.”

Todo este show tuvo una consecuencia positiva, pues jamás en la historia de Brasil las donaciones de órganos habían recibido tanta atención por parte de la población. En un solo mes estas aumentaron en 31.5% y 172 millones de brasileños fueron alcanzados por la campaña de conciencia en las redes sociales.

Facebook Comments