Saltar al contenido
ADN Millonario

La gente prudente evita vivir penas innecesarias

3 enero, 2020

Las fiestas de fin de año son un momento oportuno para pasar tiempo en familia y para revisar todo lo que hemos logrado en los últimos doce meses. Además, para aquellos que son cristianos tiene un significado especial por la llegada de la Navidad. No obstante, esta vez quisiera hablarte sobre un mensaje que tiene validez seas o no creyente. Por favor, no cierres tu mente, lee hasta el final y luego juzga.

Cuando María ya estaba desposada con José, él se enteró que ella estaba embarazada sin que ellos hubieran estado juntos previamente. Obviamente, esa noticia lo desilusionó y causó mucho pesar. En aquella época, ese hecho era suficiente para que María sea apedreada públicamente como castigo por su supuesto adulterio. Sin embargo, José, que era un hombre justo y bondadoso, decidió repudiar en secreto a su mujer y seguir a su lado para evitarle  una muerte violenta.

Ya en sueños, el Ángel Gabriel le revela a José todo el plan que Dios tenía para él y su familia. Además, le pone al tanto que, por obra del Espíritu Santo, su esposa ha concebido al niño que llevaba en su vientre. También, le pide que no tenga reparos en asumir la paternidad de Jesús, ya que era el hijo de Dios. José, ahora teniendo plena conciencia de lo sucedido, acepta la misión que le encomiendan.

Mereces una explicación…

Muy bien, quizás en este punto te preguntarás ¿a dónde quiero llegar con todo esto que te estoy contando? Antes, de responder, primero vamos a definir lo que es la prudencia.

“Capacidad de pensar, ante ciertos acontecimientos o actividades, sobre los riesgos posibles que estos conllevan, y adecuar o modificar la conducta para no recibir o producir perjuicios innecesarios.”

Diccionario Google.

Teniendo en cuenta la definición anterior, podrías responderte a ti mismo algunas preguntas. ¿Cuantas veces te has apresurado en tomar acción ante un hecho sin previamente reflexionar o buscar más información? ¿Cuántas veces has hablado o actuado impulsivamente sin medirte y has producido daño a alguien sin que lo merezca? Yo creo que es una situación que nos ha pasado a todos en algún momento en mayor o menor medida.

Tomemos de ejemplo a San José. Él tenía todo para condenar a María. Las leyes de esa época estaban de su lado. Jamás la había tocado, pero por su prudencia prefirió callar y no dejarse llevar por el impulso. José sabía todo lo que podía suceder con Maria si reaccionaba “humanamente”. No sé si él tendría claro la idea de que una acción violenta desencadena otras más, pero sin duda, José no quería que le pase todo eso a ella y optó por no desencadenar un círculo de violencia.

Practica la prudencia. No te dejes llevar por lo primero que ves o escuchas. Podrías caer en error y cuando aun así todo fuera cierto y tuvieras motivos para reaccionar, siempre es mejor dejar pasar el momento y luego tomar decisiones con la mente de clara y el corazón calmado.

Una pequeña nota final

No te pido que seas creyente; esa es una decisión personal, pero sí te puedo decir que tanto la Biblia como otros libros sagrados, están llenos de sabiduría que tú puedes aprovechar. Dependerá de ti tomar esos consejos o dejarlos pasar. Saludos.

Facebook Comments