Saltar al contenido
ADN Millonario

Las once principales razones del fracaso según Napoleon Hill

10 enero, 2020

En la investigación más grande que se hizo sobre el éxito y la riqueza, Napoleon Hill demostró que existen once razones principales por las que la gente fracasa.

Después de leer cada una de estas razones, te recomiendo que verifiques por ti mismo cuáles son las que se interponen entre el éxito y tú.

#1 Falta de un propósito bien definido en la vida

Es común que la gente viva en automático. Que siga la corriente de las masas y vaya en la misma dirección. Sin embargo, eso es un error. No podemos dejarnos llevar por la vida hacia cualquier destino. Debemos fijar nuestras metas o propósitos de forma clara, o si no vamos a terminar perdidos. La carencia de un propósito o meta es quizás la principal razón de fracaso que tiene la gente.

#2 Falta de autodisciplina

Si quieres ver a tu mejor amigo y a tu peor enemigo en una misma imagen, sólo basta con que te mires en un espejo, ya que tú mismo puedes ser quien haga realidad tus sueños o también puedes ser tú quien los destruya.

Cultivar la autodisciplina y conseguir controlar todo lo negativo que tenemos, es una tarea muy ardura. Quizás la más difícil que tengas en la vida. Pero si lo que quieres es controlar tu destino, primero debes controlarte a ti.

#3 La Postergación

Existe la tendencia a dejar siempre todo para después. Nos la pasamos esperado el momento perfecto para comenzar a trabajar en nuestros proyectos, pero ese momento no existe. Debemos comenzar en la situación que estemos y con las herramientas que tengamos. Conforme vayamos avanzando, vamos a adquirir mejores herramientas y habilidades. Empieza con lo que tengas y no te detengas.

#4 Falta de persistencia

El fracaso no puede lidiar con la persistencia. Es común ver a las persona rendirse ante el primer fracaso, No obstante, tarde o temprano, aquellos que hagan de la persistencia su “religión”, van  descubrir que el fracaso se cansará de perseguirles.

#5 Personalidad negativa

Esto es duro, pero aquella persona que sea negativa, sólo va a repeler a los demás y no tendrá posibilidad alguna de tener éxito. Para lograr grandes metas, es necesario trabajar en cooperación con otros, pero si eres negativo, difícilmente vas a poder recibir el apoyo de alguien.

#6 Intolerancia

No ser capaz de tolerar otras formas de pensar y cerrar la mente a ideas diferentes a las nuestras, sólo significa una cosa: dejar de aprender. Si no eres capaz de aprender de nuevas ideas, nunca podrás progresar y te vas a quedar en el mismo lugar.

#7 Excesiva precaución

Quien nunca corre riesgos, generalmente se tiene que conformar con lo que sobra, después de que hayan elegido los demás. Ser demasiado precavido es tan perjudicial como ser muy imprudente. Ambos son extremos nocivos para nuestras vidas.

#8 Selección desacertada de la pareja

La unión entre dos personas que llegan al matrimonio es tan fuerte, que un error de un miembro de la pareja va a terminar arrastrando al otro. Por otro lado, cuando la pareja vive en armonía, la unión de ambos esfuerzos puede lograr cosas que por cuenta propia de cada uno no serían posibles.

#9 Falta de un poder de decisión bien definido

La gente de éxito toma decisiones rápidamente y si tiene que cambiarlas, lo hace lentamente. Por el contrario la gente que fracasa se demora en tomar una decisión, pero luego las anda cambiando constantemente. La indecisión y el hábito de dejar las cosas para después van de la mano y nos encadenan a la rutina del fracaso.

#10 Falta de ambición para superarse y salir del nivel mediocre

No hay esperanza para aquellos que son indiferentes consigo mismos, que carecen de ambición de progreso en la vida y que tampoco están dispuestos a pagar el precio que implica ser exitoso.

#11 Hábito de gastar indiscriminadamente

Hay quienes se la pasan derrochando. Ellos no pueden tener éxito y eso se debe a que viven con temor a la pobreza. Ellos gastan el dinero que no tiene para aparentar lo que no son.

Aquí lo importante es que le debes dar prioridad al ahorro para luego invertirlo en un negocio. Quien tiene el respaldo de sus inversiones, luego puede negociar de mejor manera sus futuros ingresos. Quien no tiene nada, se tiene que conformar con lo que le ofrezcan y sentirse “contento” por ello.

Facebook Comments