Saltar al contenido
ADN Millonario

Platón y su “Mito de la Caverna”: Otra visión de la realidad.

8 diciembre, 2018

Esta historia fue la herramienta que Platón usó para explicar su teoría de los dos mundos: uno físico al que se podía acceder a través de los sentidos y otro mundo intangible al que se podía entrar por medio de las ideas o la razón. Ambos mundos servían para explicar la situación del ser humano con respecto al conocimiento.

Preste mucha atención, porque aquí le entregaremos esta joya de la filosofía griega.

Cuenta el mito que, en una caverna, había un grupo de hombre y mujeres encadenados en los mas profundo desde el día que nacieron. Todos ellos estaban mirando hacia la pared del fondo y no se podían mover, pues sus cadenas estaban fijadas en otra pared que tenían a sus espaldas.

Detrás de la pared que sujetaba las cadenas de esas personas, había dos cosas:

La primera, y la más lejana del grupo de encadenados, era una hoguera. Esta iluminaba toda la caverna de inicio a fin. La segunda era un pasillo (o para ser más claro, un espacio entre la hoguera y la pared que portaba las cadenas a espalda de los encadenados). En dicho pasillo, desfilaba un grupo de personas alzando imágenes con formas de animales, cosas, etc. Esta acción, por efecto de la luz de la hoguera, hacía que se proyecten unas sombras hacia la pared del fondo de la caverna. Aquella pared todo el tiempo miraban los encadenados desde su nacimiento.

Imagen: British Museum / Alegoría de la Caverna de Platón / Año: 1604

Esas imágenes, era el único conocimiento que habían recibido esas personas en su vida. Para ellos, la realidad del mundo eran esas sombras y nada más. ¿Se da cuenta usted de lo limitado que era el conocimiento para aquellas personas?

De pronto, una de las personas se libera de sus cadenas, se pone de pie y por primera vez dirige su mirada hacia la entrada de la caverna. Ahí puede ver aquellas imágenes que proyectaban las sombras y también a la hoguera con su luz incandescente. Luego, sigue caminando hacia el exterior de la caverna y, a través de sus sentidos, puede conocer una nueva realidad más amplia. Observa las plantas, el cielo, las estrellas, los animales. Siente el olor de las frutas y puede escuchar al viento al pasar.

Esa persona, sorprendido por su descubrimiento, regresa a la caverna para liberar a las demás y llevarlos al exterior y enseñarles lo que acaba de conocer. Sin embargo, esas personas, no le creen cuando les cuentan lo hay afuera de la caverna y, no contentas con ello, proceden a matar aquel que quería liberarlos de su limitado conocimiento.

Al nacer, nosotros no poseemos educación y poco a poco vamos conociendo una realidad que se verá limitada por la cantidad de conocimiento que vayamos adquiriendo. Mientras más educación tengamos, más amplia será nuestra percepción de la realidad. Sin embargo, siempre habrá gente que por flojera no va a querer salir de su mediocre realidad. Algunos otros, por conveniencia, no van a querer que demos a conocer la verdad. En ambos casos, ellos serán nuestros detractores cuando elijamos el camino de la educación y del progreso.

Créditos de la Foto de portada:
Imagen 1 – Plato’s “Allegory of the Cave”; Veldkamp, Gabriele and Maurer, Markus // Creative Commons

Imagen 2 – Stanza della Segnatura im Vatikan für Papst Julius II; The Yorck Project (2002)  // DIRECTMEDIA

Facebook Comments