Saltar al contenido
ADN Millonario

Ningún éxito empresarial justifica un fracaso familiar.

16 enero, 2019

Se han visto historias en donde una pareja se conoce, se enamora y formaliza su relación. Llega la boda, los hijos y en el proceso se han convertido en un equipo que ha logrado construir abundancia económica trabajando juntos.

Poco a poco, pasan los años y las cosas van mejorando, pero se comienza a perder el foco. Se comienzan a creer que la prioridad es trabajar y trabajar con el fin de darle a sus hijos lo mejor. Muchos de esos padres empresarios dicen lo siguiente: “trabajo todo el día para darles a mis hijos lo que mis padres no me pudieron dar”, “quiero que tengan un mejor futuro que el mío”.

Además, la relación de pareja va dejando de crecer. En apariencia, ellos viven una vida que muchos quisieran vivir, sin problemas de dinero. No obstante, a pesar de estar juntos, se van volviendo distantes. La rutina les invade y más parecen amigos que esposos.

Continúan pasando los años y como no hay mal que dure mil años ni cuerpo que lo resista, llega la crisis de pareja, luego las peleas, la separación y el sufrimiento de los hijos y demás miembros cercanos de la familia.

¿Valió la pena trabajar tanto y ganar todo ese dinero a cambio de hundir a la familia? ¿Se justifica todo el logro financiero a costa de la separación? Considero que no. Nada en este mundo justifica que usted pierda a su familia por obtener algún logro empresarial o profesional. El dinero se hace, con ingenio y trabajo, pero ¿quién le recupera a la familia? Eso no se puede comprar en el supermercado.

No sé si usted está en una etapa temprana o ya está viviendo esta situación, pero le invito a la reflexión. Los negocios vienen y van, pero la familia es irreemplazable. Su familia debería ser la roca en la que usted construye sus éxitos, sus victorias. Deles la prioridad a ellos.

Ahora, quizás ahora se pregunte: “¿Qué debo hacer entonces?”. Pues, lamentablemente no tengo la receta para solucionar su problema, pero puedo darle algunas pistar para encontrarla:

Busque el equilibro entre negocios y familia: Puede que tenga renunciar a un mejor ingreso en sus inicios por darle más tiempo a su vida familiar, pero a largo plazo, será la mejor inversión que pueda hacer. Invertir tiempo en su familia le dará la felicidad y fortaleza para convertirse en un todo terreno del emprendimiento. Al estar su familia con usted, siempre tendrá un “porqué” poderoso para continuar trabajando a pesar de las dificultades. Debe adquirir el arte darle el tiempo justo a sus negocios y a su familia.

Cuide su círculo de amistad: Cuando el dinero aparece, las tentaciones y falsos amigos pueden llegar también. Esa gente podría darle consejos que pueden dañar su vida y la de su familia. Rodéese de gente de calidad. No permita que malas ideas entren en su mente. Mejor busque estar cerca de gente que haya tenido éxito en su vida familiar para que pueda aprender de ellos.

Negocie con su familia: Es cierto que habrá momentos en donde usted se deberá ausentar para darle más tiempo a los negocios, pero no se puede dar el lujo de irse así nada más. Hable con ellos y dígales que lo que usted está haciendo será beneficioso para todos. Cuando la bonanza llegue, cumpla con su palabra y haga que ellos también disfruten de esa abundancia.

Facebook Comments