Saltar al contenido
ADN Millonario

¡Cuida tu lengua! Podrías ser un padre tóxico y no lo sabes.

6 julio, 2019

En ocasiones, vemos que algunos padres controlan cada movimiento de sus hijos. Apenas y respirar les dejan. Todo el tiempo andan pendientes de lo que hacen. Esos padres, en su afán noble de proteger a sus hijos, podrían estar sobreprotegiéndolos.

El exceso de cuidados, a larga, es perjudicial para los hijos. Esos niños, que luego serán adultos, van a tener una gran dependencia de sus padres. No serán capaces de hacer grandes cosas por sí mismos, ya que nunca han tenido la oportunidad de equivocarse y buscar sus propias soluciones. Vivirán llenos de inseguridades y temor, porque no podrán dar un paso sin tener antes la aprobación de sus progenitores.

Si usted ya es padre, por favor, tenga en cuenta la información que a continuación le vamos a brindar. Se trata de una lista de conductas que poseen los padres tóxicos. Quizás aún no lo sabe, pero podría ser uno de ellos. Lo bueno es que aún está a tiempo de rectificar el camino.

#1. Haces bromas sobre asuntos en los que a tus hijos no les ha podido ir bien, como por ejemplo el sobre peso, sus ingresos o sus relaciones de pareja.

#2. Cuando te enojas, no les castigas directamente, sino que buscas hacer algo que les pueda molestar. Por ejemplo, les das regalos a los demás hijos, menos a aquel que provocó tu enojo.

#3. Les das más críticas que elogios a tus hijos.

#4. Tu comportamiento hacia tus ellos depende, en gran manera, de la forma en como ellos cumplen tus expectativas de éxito.

#5. Le haces sentir culpable cuando las cosas no salen como tú quieres.

#6. En ocasiones, tus hijos dudan de compartir sus logros contigo por temor a que le digas algo que les haga bajar la emoción de su éxito.

#7. Te respetan no por tus logros, sino porque has usado el miedo y la intimidación con ellos.

#8. Le recuerdas con frecuencia todo lo que les diste (tanto el tiempo como el dinero) con el fin de manipular su conducta. Incluso eres capaz de chantajearles emocionalmente con el argumento de que “tú les diste la vida”.

#9. Te quejas delante de tus hijos por todas aquellas cosas que dejaste de lado para poder dedicarte a ellos.

#10. Culpas a tus hijos por tus malas reacciones en tu comportamiento en vez de asumir tu responsabilidad por tu mal humor.

#11. Tienes como primera opción poner “mano dura” cuando se equivoca en vez de reforzar sus aciertos, virtudes y oportunidades.

#12. Tus hijos tienen temor de probar cosas nuevas o de tomar riesgos por miedo a que desapruebes su conducta.

Si usted ha sido o es un padre tóxico, tenga en cuenta lo que aquí se le ha informado. Sus hijos han venido al mundo para desarrollarse y ser felices según sus propias expectativas. Ellos tienen que ver en usted un aliado y no un juez. No haga abuso de su autoridad.

Facebook Comments