Saltar al contenido
ADN Millonario

¿Por qué la Navidad es un gran negocio?

24 diciembre, 2018

Ya estamos a vísperas de la Navidad y muchas personas se encuentran preparando su casa y la cena para recibir a la familia. Regalos, luces, villancicos, comida, familiares que viven lejos llegando de visita después de mucho tiempo. Todo eso es parte de la Navidad en el mundo. Sin embargo, hay más elementos detrás de esta festividad cristiana. Hoy le hablaremos de los dos que más destacan.

No podemos tapar el sol con un dedo. El consumismo moderno ha invadido por todas partes esta celebración. Ya se considera normal gastar para comprar y endeudarse. La lluvia de regalos es común en las familias con un nivel de vida promedio. Incluso, muchos de los que menos tienen, a pesar de no gastar ni endeudarse, desearían poder comprar a manos llenas igual que los más ricos.

Las estadísticas demuestran que, durante la Navidad, las empresas invierten más en publicidad para persuadir a la gente a comprar. Las cuotas de producción de las fábricas aumentan, todo el comercio a nivel mundial se incrementa de forma desmesurada.

No obstante, ¿es ese el verdadero sentido de la Navidad?

¿Esta fiesta tiene que ser un negocio sólo para las grandes empresas o puede ser un gran negocio para la persona promedio también?

Mire, tome unos minutos más y siga leyendo. Usted está en capacidad de sacarle la mayor rentabilidad a la Navidad. Pasar tiempo con su familia, también es invertir. Afianzar las relaciones con nuestros seres amados son un gran activo.

¿Acaso no es la Navidad una de las pocas oportunidades durante el año en donde se puede olvidar de todos sus problemas y tener tiempo para estar con los suyos y compartir?

El cariño de nuestra familia son un activo lo suficiente grande para sentirnos ricos sin tener una moneda en el bolsillo y la Navidad no da la posibilidad de hacer que ese activo siga creciendo.

Imagine lo siguiente. Puede usted ser millonario y ser una persona solitaria. Sin nadie o casi nadie que le quiera. Por otro lado, puede usted quizás tener apenas para comer y sus gastos elementales, pero al mismo tiempo ser el héroe de su familia, querido y apreciado por todos ellos. Podría ser esa persona que no pierde la oportunidad de ayudar y pasar tiempo con su familia.

Le digo algo: aquella persona que pierde dinero, lo puede recuperar. Aquella persona que pierde a su familia, a pesar de haber tenido la oportunidad de cuidar de los suyos, muy probablemente se termine perdiendo a ella misma.

Si usted está en posición de gastar a manos llenas en regalos, hágalo. Si usted creó riqueza y es su voluntad compartir parte de ella con otras personas, por supuesto que lo puede hacer. Sin embargo, no pierda de vista que el negocio más grande está con su familia y en entregarle su tiempo y cariño. La familia es la roca en la que se cimentarán sus grandes logros. Cuide ese gran activo y hágalo prosperar.

Facebook Comments