Saltar al contenido
ADN Millonario

Primero tienes que usar las recetas de otros para después crear la tuya

25 enero, 2020

Antes, me preguntaba con frecuencia sobre cuál es la receta del éxito. Sé que no es una pregunta que me haya hecho yo solamente, sin embargo en mi caso era una interrogante producto de una gran curiosidad por saber el porqué de las cosas y, también, producto de una necesidad por tener reconocimientos y por encontrar una nueva manera de ser exitoso. Básicamente, quería “inventar la rueda” otra vez. (Más adelante explicaré por qué esto último es una trampa.)

Lo que pasó al inicio

Tras muchos fracasos, en mí había nacido una voz que me pregunta si todo lo que estaba viviendo valía la pena. Ya no tenía una certeza de si lo que estaba haciendo era lo correcto, pues cada cosa que intentaba, fallaba. Trataba de encontrar maneras de tener éxito en mis proyectos, pero más parecía que me estaba convirtiendo en un maestro del fracaso.

Estuve así algunos años, hasta que me rendí. Pero no fue una rendición que me invitaba a abrazar el fracaso. Era une rendición por estrategia. Decidí dejar el ego que me llevaba a buscar el reconocimiento de los demás y decidí comenzar a copiar las recetas de éxito de otras personas. Abandoné la loca idea de querer ser el primero en algo. Dejé de querer ser aquel que había encontrado una receta de éxito nueva.

No obstante, dejar mis ideas egoístas no fue suficiente. No sé si te ha pasado que haces un cambio grande en tu vida y piensas que ahora sí todo irá bien y luego te das cuenta de que todo sigue igual. Eso me pasó a mí también. Creía que seguir recetas de éxito ajenas era la solución. Yo aún seguía fracasando. Y es aquí donde nuevamente me detengo a reflexionar y me pregunto ¿sigue valiendo todo esto la pena? ¿Y si lo dejo todo y hago otras cosas?

¿Y ahora qué hago?

Cuando ya estaba por arrojar la tolla, decidí tener un acto de fe hacia mi persona. Confiar en que lo que hacía era lo correcto, aunque en la realidad todo indicaba que yo no servía para nada. Poco después de decidir continuar con mis proyectos, encontré un aprendizaje valioso que hizo que todo lo que pasé valiera la pena. Aprendizaje que te voy a compartir ahora, así que pon mucha atención:

Seguir las recetas (experiencias) de otras personas, no te asegura el éxito. Pero para conseguir el éxito, primero tienes que probar las recetas de otros.

¿Y todo eso que quiere decir? Quiere decir que lo que le funcionó a alguien para ser exitoso, puede que no funcione para ti. Incluso esa recete podría llevarte a fracasar. No hay forma de saberlo hasta que la pruebas. Pero en ese proceso de ensayo y error, vas a ir encontrado ideas que sí te van a ayudar a dar un paso más hacia tu objetivo. Tu tarea no es solamente copiar lo que otros hacen, la verdadera riqueza está en encontrar esas pepas de oro en las experiencias de otras personas para poder juntarlas y aplicarlas en tu vida.

Tu receta propia, tu receta original para ser exitoso es producto de pequeñas partes de recetas ajenas. Deja de tratar de inventar la rueda. No busques crear todo desde cero. Podrías pasarte la vida entera sin llegar a nada. Mejor apóyate en la experiencia de otros. Practica el ensayo y error y a partir de ahí construye tu propio camino.

Facebook Comments