Saltar al contenido
ADN Millonario

Si eliges bien a tus mentores, vas a progresar más rápido

19 diciembre, 2019

En lo que sea que estés haciendo, no hay nada más poderoso y efectivo que un mentor para que obtengas un atajo. Tenerlo no es un lujo ni tampoco es para que alimentes tu ego, sino que tener la guía de un mentor es una necesidad.

Atajo no debería ser sinónimo de pereza

Algunos autores, en su discurso, han dejado mal parados a los atajos. Dicen ellos que obtener un atajo te puede llevar a fracasar o a obtener resultados ficticios que no corresponden a tu realidad ni a tu desempeño. Quizás tengan razón si es que se refieren a aquellas personas que, por pereza, encuentran formas hacer el menor esfuerzo para conseguir sus objetivos. Te sugiero que pongas atención en la palabra pereza.

En cambio, hay otro grupo de gente que lo que busca es poder ir más rápido. Ellos quieren encontrar formas de hacer las cosas en menos tiempo para poder hacer más cosas con el tiempo restante. Ellos no se mueven por la pereza, ellos se mueven por las ganas de producir más y de crecer más.

Para ese tipo de personas la mejor opción para conseguir atajos es el mentor. La función de un mentor, principalmente, es ser un guía y ahorrarte tiempo. El mentor ya ha recorrido el camino que tú deseas caminar y se ha encontrado con los problemas que tú vas a tener. Entonces, tiene sentido que si te vas a embarcar en un proyecto nuevo, antes de hacerlo trates de pedir asistencia a una persona que ya logró lo que tu deseas lograr.

Los atajos que proporciona el mentor podrían ser obvios cuando te los muestra, pero que ante tu mente sin experiencia son invisibles.

Un sencillo ejemplo

Para que lo comprendas mejor, pongamos como ejemplo que te internas en la selva y tienes que llegar a un punto cuyo camino no conoces. Tendrías que ser imprudente si de buenas a primeras te metes a la jungla sin pedir algún tipo de asistencia, pero supongamos que lo haces. Entonces, avanzas y vas abriendo brecha con tu machete y luego de 10 días llegas a tu destino con vida en el mejor de los casos. Lograste llegar pero estás deshidratado, herido y muy agotado. ¿Qué habría pasado si, antes de iniciar tu camino, le hubieras pedido a alguien que conoce esa zona que te diga cómo llegar? Pues la respuesta obvia es que ibas a llegar mucho antes y sin lesiones.

Con el ejemplo anterior, espero que quede claro que tan importante es un mentor.

Facebook Comments