Saltar al contenido
ADN Millonario

Si tu negocio no crece, te estás convirtiendo en un esclavo del negocio

19 mayo, 2020

Así como lo lees. Muchos emprendedores se la pasan estancados durante años con un negocio que no crece, un negocio que no se desarrolla. La producción es la misma todos los meses, los ingresos igual. Además, cada vez tienes que invertir más para conseguir los mismos beneficios. En una situación así, en donde el tiempo pasa y pasa sin pedir permiso, la posibilidad de que tu emprendimiento “muera” cada vez es mayor.

Esta es la realidad de una gran parte del mundo de los negocios y necesitamos acabar con esa forma de hacer empresa. La razón es la siguiente: un negocio que no crece, te va a terminar convirtiendo en su esclavo. Y si de algo estoy seguro, es que nadie quiere terminar siendo esclavo de nadie y de nada.

Volvamos a los orígenes

Entre los principales motivos que una persona tiene para emprender está la libertad de tiempo y dinero. Esa persona quizás está cansada de sentirse prisionero de un trabajo que no lo hace feliz. Ella ya no desea pedir permiso ni tener horarios. No desea tener jefes y prefiere hacer lo que ella quiera, cuando lo quiera y con quien quiera. No obstante, en la realidad, pocos emprendedores llegan a esa meta, ya que caen en la trampa de hacer crecer su negocio sólo hasta el punto en donde entran en una zona cómoda. Ahí en donde tienen los suficientes ingresos para subsistir y mantener un estilo de vida cómodo.

Cuando el negocio llega a una etapa en donde te da para comer y “vivir bien”, se puede terminar perdiendo el hambre de progreso. El emprendedor llega a olvidar y a traicionar el propósito que lo llevó a montar un negocio. Prácticamente, se puede decir que pasó de ser esclavo de su trabajo a ser esclavo de su negocio. Pasó de tomar el trabajo que alguien le daba para crear su propio trabajo. Se fabricó su propia celda.

Algunos emprendedores son conscientes de todo lo que te acabo de mencionar antes y, aún así, quieren vivir la vida de esa forma, pero ¿qué hay de aquellos que quieren tener más libertad y se encuentran prisioneros de sus negocios? Pues, ellos deben tomar una decisión. O se quedan en donde está con lo que tienen o se meten en la cabeza la idea de que el que quiere crecer más, tiene que aprender a invertir más y mejor.

¿Qué podemos hacer?

Para hacer crecer el negocio, hay que darle de comer más. Hay que invertir en gente que haga las tareas que ya no nosotros no debemos seguir haciendo. En un inicio puedes ser tú mismo el gerente, secretario, vigilante y portero de tu negocio, pero si quieres que se haga más grande, debes elegir la actividad que mejor sabes hacer en el negocio y contratar gente para que se encargue de lo demás.

Para que el negocio prospere, hay que darle mejores herramientas. El negocio por sí solo puede avanzar, pero será más rápido y eficaz si tiene mejor tecnología, mejores conocimientos o información, etc.

La decisión final la tomas tú, pero debes tener en cuenta que si quieres llegar a ser libre, tu negocio debe crecer lo suficiente hasta el punto en donde no te necesite y pueda seguir funcionando, incluso sin tu presencia.

Facebook Comments