Saltar al contenido
ADN Millonario

Si tus padres fueron pobres, no significa que tú también debas serlo

14 enero, 2020

Puede que te sea incómodo leer esto, pero debes saber que tus padres te mantienen pobre. Y antes de que me juzgues o me reclames, déjame que te explique qué quiero decir con todo esto.

Este es el plan de vida de muchos

Cuando tú vas creciendo, tu cerebro comienza a crear referencias sobre cómo hay que vivir. Por ejemplo, se crean referencias sobre cuánto dinero debes ganar, cómo gastarlo y en qué gastarlo. Básicamente, tu cerebro te crea un patrón de cómo vivir la vida.

Cuando ya has crecido y te vuelves productivo, tu mente comenzará a exigirte la cantidad de ingresos suficientes para poder vivir una vida similar a la que te dieron tus padres. Entonces, no es casualidad que la mayoría de la gente tenga el mismo estilo de vida de sus progenitores, que vivan en un barrio similar al de ellos o que tengan necesidades parecidas a las de ellos.

Luego, comenzarás a trabajar y te vas independizando. Entonces si todo te va bien, lograrás alcanzar el nivel de ingresos que te permite tener la vida a la que te acostumbraron tus padres. Ahí es cuando comienzas a sentirte tranquilo, dejas de exigirte y paras de prosperar. Cuando llegas a ese techo, te sientes cómodo.

Una verdad incómoda

Algunos creen que igualar el nivel de vida que tuvieron gracias a sus padres significa que ya han llegado a su máximo potencial, pero esa es una gran mentira. Si tus padres te ayudaron a tener una buena vida, tú deberías de ser capaz de crear una mejor. ¿Te has puesto a pensar que si te sientes satisfecho sólo por igualar a tus padres, el esfuerzo que ellos hicieron por apoyarte es como si hubiera sido en vano?

No limites tu potencial por los ejemplos que tuviste de tu entorno: amigos, familiares y principalmente de tus padres. Si quieres retar tu potencial, comienza a frecuentar gente que está en otras ligas. Comienza a juntarte con personas que están en un nivel de dinero superior al tuyo y que te puedan ayudar a perder ese miedo de cruzar esa frontera financiera que heredaste de quienes te criaron.

Permítete dejarte un consejo

Si tú te pides ganar sólo cien dólares a la semana, tu cerebro va a trabajar en función de ello y te hará encontrar formas de llegar a esa cantidad, pero si en vez de pedirte cien, te pides mil dólares a la semana, tu mente se va a reconfigurar y trabajará para ayudarte a conseguir ese monto. Entonces, debes construir tus metas en base a lo que deseas lograr y no en base a lo que ya has logrado o vivido con tus padres. Hacerlo de esa forma te hará desarrollar potencial que ni siquiera tenías idea que existía en ti.

Ahora que sabes todo esto, seguro ya has comprendido que el techo de tu potencial lo puedes subir y que estás en perfectas condiciones de salir de la jaula financiera que te heredaron tus padres. No obstante, siempre sé agradecido con ellos, pero no te conformes con lo que te dieron y ve por más.

Facebook Comments