Saltar al contenido
ADN Millonario

Soñar es el primer paso para hacer posible lo imposible

29 enero, 2020

Durante la historia de la humanidad, ha quedado registrado que los grandes inventos, los grandes proyectos han pasado por una etapa de “laboratorio”. Y no me refiero a un laboratorio entre cuatro paredes, máscaras anti gas y pociones, sino a esa etapa en donde se hacen pruebas de ensayo y error hasta que algo logra funcionar tal cual como fue imaginado. Para que lo entiendas mejor, te daré el siguiente ejemplo.

De fracaso en fracaso se construye el éxito

Volar es un acto que para las aves es natural, pero que para nosotros los humanos nos resultaba imposible. Con los pies en la tierra, las personas de épocas pasadas anhelaban poder ver el mundo desde el cielo al igual que los pájaros. Pasaron varios siglos hasta que un par de “locos” despertaron de un sueño profundo y se pusieron a trabajar para hacer posible lo imposible.

Los hermanos Wright, ingenieros de profesión, fueron a quienes se les ha atribuido la invención del primer aeroplano. Gracias a ellos, hoy en día puedes volar en avión grandes distancias, lo cual antes de ellos era inimaginable. No obstante, para conseguir que su invento funcione, tuvieron que pasar muchas pruebas. Entre el año 1890 (cuando comenzaron a interesarse por la aviación) y finales de 1903 (cuando lograr realizar su primer vuelo) se llenaron de fracasos. Cada ensayo terminaba con un resultado diferente al que buscaban.

Sin embargo, la perseverancia de los hermanos Wright, los llevó a ser considerados el primer equipo serio en hacer pruebas con planeadores. A ellos no les importaban las burlas y los rechazos. Esos dos hermanos no se detenían a pesar de la adversidad. Esos dos soñadores tenían un objetivo entre ceja y ceja y nadie los iba a detener. Fue sino hasta finales de 1903, un 17 de diciembre, que tuvieron su primer vuelo exitoso. No pudieron viajar una gran distancia, pero sí estuvieron en el aire el suficiente tiempo para probar que su mecanismo funcionaba. Lo demás es historia.

No basta con soñar

Soñar no es suficiente para para conseguir lo que buscas, pero sí es esa primera chispa que puede encender tus motores y hacerte trabajar.

Hay gente que todo lo quiere ver con ojos de realidad, pero valgan verdades que todo lo real que vemos en este mundo, en un inicio, fue un simple sueño. El celular en que lees esto, el auto donde viajas o la medicina que tomas, en el principio fueron sólo una idea o un sueño y nada más.

Para terminar, debes saber que hay gente que mata sueños y no tienen ni una pizca de fe. Quieren ver para creer. Aléjate de ellos y júntate con los que sí están dispuestos a soñar. Con aquellos que luego despiertan y se ponen a trabajar para volver sus sueños realidad.

Facebook Comments